Popoyo – Nicaragua

Llegué a Popoyo por la noche después de todo el día de viaje desde San José. Llegué en taxi desde la frontera porque sólo hay dos o tres buses diarios que llegan y a esa hora ya no había ninguno. Y en el taxi me di cuente de porqué. Un camino de tierra, con unos baches enormes, durante casi una hora y media. Llegué al hostel que había reservado para esa noche y me recibió Julie, la americana que lo llevaba y que parecía estar un poco (bastante, en realidad) borracha. Después de dejar las cosas en mi cuarto compartido, y digo mio porque era sólo para mi, me hice algo de cenar, di una vuelta por los alrededores del hostel (no había nada xD), y me fui a dormir. En vista del éxito del hostel, decidí irme a la mañana siguiente a uno más hacia el final del pueblo que me habían recomendado. Así fue como llegué al Popoyo Beach Hostel. Fue amor a primera vista. Estaba super animado, justo en la playa (desde mi cama se oían las olas)… nada más llegar me quité las chanclas, y no me las volví a aponer hasta que me fui (literalmente).


Nada más llegar conocí a Sonia, una catalana super maja que llevaba dos días allí. En seguida me presentó a todo el mundo y estuvimos tomando algo en el hostel y yendo a cenar todos juntos al sitio de Gloria, que es un chiringuito con comida super buena y barato. Éramos un grupo grande y nos reímos mucho aquella noche.

En ese pueblo todos se levantaban pronto para ir a surfear por la mañana. La cosa era, surfear desde buen prontito, parar a comer algo ligero a medio dia, volver al agua por la tarde, y por la noche nos reuníamos todos a cenar en algun sitio. Saliamos a tomar una birra mientras veíamos la puesta de vol, etc.Uno de los días decidimos irnos a pescar con uno de los dueños del hostel. Pescar pescamos poco. Fue al principio, pillamos un pescado enorme que Derek ayudó a sacar del agua. Después, no hubo suerte así que nos dedicamos a beber, comer ceviche fresco con el pescado que habíamos capturado, y tirarnos al agua cada vez que teníamos aue hacer pipi. Lo pasamos muy bien, y volvimos directos para la cena.

Otro día llegó Gonzalo al hostel. Un brasileiro que conocí en la frontera de Panamá con Costa Rica. También allí conocí a Nadina, una suiza con un español perfecto. Quedáos con su nombre porque aparecerá bastante en los próximos capítulos…

Una noche, después de volver de la cena, Ben (un americano del geupo) se volvió loco y empezó a llamarnos gritando. Cuando fuimos a la playa a ver qué pasaba, vimos que era una tortuga que había salido a poner los huevos! Después de sspantar a los perros que la perseguían ladrando, nos dedicamos durante la sguiente hora a mirar el gran espectáculo que es verla escoger un sitio, cavar un agujero, y poner los huevos. Yo estuve todo el rato con la piel de gallina por lo especial que fue todo…

La verdad es que me fui de Popoyo despues de 5 días con muchísima pena. Nos fuimos 5 en un taxi (bien apretaícos) en dirección a San Juan del Sur, y aun tuve que hacerlos volver cuando llevábamos 5 min de viaje porque de ir descalza todo el tiempo se me habían olvidado las chanclas en el hostel… xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s