Jacó y Manuel Antonio – Costa Rica

En realidad, antes de llegar a Jacó, un pueblito surfero en la costa pacífica de Costa Rica, pasé por varios sitios. En Medellín estuve dos días con Cristian, un ex-compi de trabajo y amigo que me acogió en su casa. Fueron básicamente dos días de comer y beber mucho, y dormir poco. No hay muchas pruebas gráficas de aquellos días así que os lo tendréis que imaginar. Con penita por dejar Sudamérica pero con ganas de conocer Centroamerica, volé a Panamá City, donde pasé 24h. Es una ciudad enorme con muchos edificios altos y Mc’Donalds, aunque da al mar, que siempre está bien. Quería dormir en el aeropuerto, pero era tan pequeñito que lo cierran por las noches, así que me tocó buscar hostel a última hora.

Al día siguiente antes de que saliera el sol ya estaba otra vez en el aeropuerto para coger el vuelo a San José. Sufrí lo mio porque en teoría no me iban a dejar pasar porque no tenía ni el carnet de vacunas de la fiebre amarilla ni pasaje de salida de San Jose. Al final, mis dotes de arte dramático y una ayudita de un amigo que sabe de photoshop (Gràcies tinky!) hicieron la magia esperada y llegué a San José. Como era prontito por la mañana, dejé las cosas en el hostel y me fui rápido al centro caminando, y estuve todo el día recorriendo la ciudad, comiendo en el mercado central como una tica ( tico = costarricense) más…

Y por la noche, mientras intentaba aguantar despierta en el hostel, llegó Marcooo! Es otro excompañero de trabajo, amigo, y mochilero empedernido que vino a viajar conmigo 2 semanas!! Fue genial verlo despues de 5 meses, estuvimos poniéndonos al día hasta que a los dos se nos cerraban los ojos del sueño…

IMG_1042

Al día siguiente, no teníamos ningún plan de hacia donde ir. Pensábamos ir al terminal de buses y tomar el primero a cualquier sitio, pero el recepcionista del hostel nos dijo que fuéramos a Jacó, y decidimos seguir su consejo. 3 horas después llegamos a Jacó, buscamos un hostel donde quedarnos, y nos fuimos a dar un bañito en la playa y la acabamos recorriendo de punta a punta.

Al día siguiente, estuvimos por la mañana entre la piscina y la playa, y por la tarde decidimos hacer una clase de surf de dos horas. La verdad es que nos salió bastante bien para ser la primera, aunque con tablas bastante grandes claro. Y la sensación de coger la ola y levantarte sobre la tabla, y deslizarte sobre ella es increíble! Dan ganas de gritar todo el rato de la emoción! Vimos la puesta de sol, y volvimos al hostel a ducharnos. Allí conocimos a Antoine, un francés que lleva dos años viajando y los tres nos fuimos una soda muy buena a cenar. Soda es un restaurante típico costarricense, por lo general barato, donde el plato principal son los casados, una combinación de arroz, frijoles, ensalada, platano maduro y carne/pescado/pollo/etc dependiendo de con qué lo pida cada uno. Es curioso porque nos gustó tanto el sitio que a partir de entonces fuimos todos los días a comer y cenar ahí.

Al día siguiente, decidimos hacer una excursión a Manuel Antonio, que es un parque nacional que hay a una hora de Jacó. Nos pasamos el día recorriendo el parque, vimos perezosos (los amo!), monos, monos ladrones de comida, mapaches, muchos pajaros, y también muchos mosquitos. Las playas espectaculares. Nos quedamos sólo hasta las 16, que fue la hora a la que nos echaron porque el parque cerraba.

2 comentarios en “Jacó y Manuel Antonio – Costa Rica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s