Cartagena e Islas del Rosario – Colombia

Llegamos a Cartagena, i primera sorpresa nada más llegar al hostel: nos encontramos a David, el alemán que viajaba con los catalanes que conocimos en el Tayrona y con los que también coincidimos en Palomino! Resulta que los 3 catalanes se habían ido esa mañana a Cuba, y él se iba para allí dos dias más tarde. Decidimos salir a comer algo a la plaza de la Trinidad, que queda cerca del hostel, y segunda sorpresa, aquello estaba suuuuper animado. Había un montón de puestecitos de comida y bebida, y en el centro de la plaza estaban haciendo clases de zumba, bachata, salsa, etc! Y la plaza llena con toda la gente bailando. Subidón de energía y ánimo brutaaaal! De hecho, comimos y en seguida nos pusimos a bailar mezclados entre el gentío! Nos lo pasamos geniaaal!

Al día siguiente aprovechamos para visitar el centro histórico de Cartagena, que es súper bonito porque son calles de adoquines con casas bajitas todas de diferentes colores super vivos. Además, al contrario de la mayoría de ciudades de América Latina, en este caso el centro es la zona más turística y más segura tanto de día como de noche. También fuimos al castillo de San Felipe (construido por los españoles en la época de la invasión). Y aquella noche nos despedimos de David porque se iba a Cuba al día siguiente.

Después de este día, decidimos irnos a las islas del Rosario. Son unas islas que quedan a una hora y media en barco de Cartagena, y no son muy turísticas por lo que no hay mucha gente, tampoco electricidad, excepto con generadores. El barco nos dejó en una parte de la isla y tuvimos que caminar hasta la otra punta cargados con las mochilas, con todo el calor del mediodía. Encontramos el hospedaje de Ana Rosa, cuatro cabañitas muy rústicas y unas cuantas hamacas. Llegamos tan cansados que nos estiramos en las hamacas y nos quedamos dormidos hasta la hora de comer. Y cuando despertamos, nos tocó cocinar los espaguetis en una cocina de leña, todo un reto. Pero lo conseguimos! 😊

Aquella tarde la pasamos en la playa que hay al lado, y cuando se hizo de noche, nos fuimos al muelle de la Laguna Encantada (en realidad es agua de mar) porque nos habían dicho que era luminiscente, es decir, que hay fitoplancton que cuando lo mueves brilla. Así que llegamos un poquito antes de que se fuera el sol. Estábamos solos, hasta que un rato después llegaron Diego y Agustina, una pareja de Uruguay que estaba quedándose en el mismo hospedaje que nosotros. Estuvimos juntos charlando mientras esperábamos a que fuera bien de noche. Entonces se metió Diego al agua, y todos flipamos!!! Se veian todos sus movimientos en el agua, super fluorescente!! Entonces saltamos todos al agua! Yo no me lo podía creer! Era increíble. Encima me dejaron unas gafas para ver debajo del agua, y se podía ver super bien a los bichitos moviéndose! Era como de otro planeta! Con el subidón de tamaño espectáculo, nos fuimos luego a tomar una birra al “pueblo” con Agus, Diego, y dos colombianos que trabajaban en el hospedaje!

Al día siguiente decidimos irnos a hacer snorkel con un chico que nos llevó con su barca a varios arrecifes de coral. Vimos un montón de peces de diferentes colores, y luego a la casa/palacio abandonado de Pablo Escobar en la isla. Justo delante, había una avioneta hundida. También nos sumergimos a verla, aunque apenas pudimos llegar a tocarla porque está a 7 metros de profundidad, y bajar a pulmón hasta ahí no es cosa fácil. Aunque si que lo intentamos y llegamos a sujetarnos del ala.

A mediodia, fuimos caminando (porque no hay coches ni motos en la isla, sólo bicicletas) a un hotel que da a una playa, y a parte de comer genial, estuvimos leyendo y durmiendo en las hamacas de la playa hasta que se empezó a hacer de noche. Entonces nos fuimos al muelle a acabar de ver la puesta sol, y luego las estrellas, que se veían genial porque apenas hay luces en la isla.


Al día siguiente, volvimos a Cartagena con Agust y Diego, pasando antes por Playa Blanca, que es super turística y no nos gustó mucho. Hay que decir que volvimos por los pelos, porque el barco que tenía que recogernos nunca pasó y tuvimos que hacerle señas a otro que pasaba por allí para que se acercase a buscarnos!

E89222CE-727F-4A8F-9B75-AED164B90F68

Y en Cartagena acabamos de pasar el último día y medio, antes de tener que despedirnos Marc y yo, porque él volvía a España y yo seguía camino! Gràcies pels grans moments viscuts tinky, ens veiem en uns mesos! 😊

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s